El impacto de las emociones en el aprendizaje

Imagina que eres un profesor de secundaria en su primer día de clases. Te ves al espejo y verificas que el peinado esté perfecto, la corbata recta y la camisa no tenga manchas. Caminas hacia la puerta del salón con una cadencia que pretende exudar confianza. Abres la puerta y das el primer paso. Frente a ti, una miríada de nuevos rostros te examina con atención. Sonríes ampliamente y te presentas.

Por supuesto, sabes que la primera impresión es fundamental. Lo que quizá no sepas es que a tus alumnos sólo les tomó 250 milisegundos (un cuarto de segundo) registrar a un ninvel emocional si pueden esperar cosas buenas de ti y tu materia, o no.

 

Así lo explicó la doctora Guadalupe Morales, quien aclaró que como especie fuimos “primero seres emocionales y luego seres pensantes”. Para la académica del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Eduacción (IISUE) de la UNAM, las emociones están presentes en todos los ámbitos de la vida, desde las decisiones que tomamos cotidianamente hasta nuestro aprendizaje en el salón de clases.

El estado emocional de un alumno afecta directamente el almacenamiento y la recuperación de la información que se le proporciona. Cuando experimentamos emociones negativas, tendemos ser más analíticos; es decir, a enfocarnos en los detalles en lugar de comprender el esquema general. Por otro lado, si enfrentamos altos niveles de estrés y ansiedad, es poco probable que recordemos lo que aprendimos.

Esto explica por qué algunos estudiantes “se bloquean” durante un examen. Sin embargo, nos dice la doctora Morales, esto no tiene que ser así: “Si tú llegas a significar el examen como una oportunidad de aprendizaje, es más probable que puedas desarrollarte mejor, porque no vas a tener este estado de estrés que te inhibe”.

Los nuevos descubrimientos en el campo de la cognición humana nos obligan a replantear un refrán por todos conocido: La letra… con una sonrisa entra.

3 thoughts on “El impacto de las emociones en el aprendizaje

  • 8 mayo, 2018 en 1:01 pm
    Permalink

    Hola, buen día. Soy Pedagogo y trabajo en una escuela de danza profesional del INBA.
    En este ámbito de danza, desde que inicia hasta que termina una carrera, las emociones siempre están presentes; día a día se manifiestan. El trabajo con niños, adolescentes, jóvenes y adultos requiere de una preparación emocional del profesor para poder conducir el proceso académico educativo, aun así a veces no es suficiente. Los alumnos (principalmente los adultos) manifiestan desagrado por algunos profesores y el trabajo se vuelve “áspero”; en las materias teóricas el problema se agudiza aún más ya que no les interesa.
    Me interesa conocer más del planteamiento de la Doctora Guadalupe Morales. ¿Dónde puedo consultar o si es posible dónde puedo encontrarla para que me asesore?

    Responder
  • 10 mayo, 2018 en 9:09 pm
    Permalink

    Gracias al IISUE y a la Dra. Morales por sus aportaciones. Que importante hablar emociones negativas, análisis, estres, memoria y olvido en las aulas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *