Los temblorosos días en que volvimos a ser sociedad civil

Tenemos la responsabilidad de que este reencantamiento por las cosas públicas tenga repercusiones en otros ámbitos de nuestra vida.