Carta de Francisco Villa al general Murguía

Carta manuscrita, dirigida al General Francisco Murguía con rupturas en los bordes de las hojas; contiene un sobre que es enviado al señor José Guerrero y a/c de la Oficialía mayor de la Secretaría de Guerra y Marina. El sobre está con dobleces y rupturas en los bordes, y contiene el membrete: “Poder Ejecutivo Federal, México, 1ª Jefatura de Operaciones Militares, Cuartel General”, con firma del general Francisco Villa.

Transcripción

Tepozan, D[uran]go, agosto 10 de 1917
S[eño]r. G[ene]ral Francisco Munguía.
Chihuahua ó
donde se encuentre.

Señor General:–

Le dirijo la presente , seguro de que
no creerá U[ste]d que pretendo humillar-
me ante U[ste]d; porque con la frente
altiva y la cabeza erguida, tiene
que mantenerse siempre, aquel,
quien como yo, reclama justicia
para su pueblo. Mi objeto es repe-
tirle lo que U[ste]d y todo el mun-
do saben: que las glorias “á que
U[ste]d se ha hecho acreedor” se las de-
be, más que á todo, á su buena
suerte, pués desgraciadamente todos
mis trabajos y todos mis sufrimientos
U[ste]d[e]s los supieron aprovechar en
los tiempos más fatales y sin acor-
darse de ello, ni saben concienzuda-
mente quien soy yo, solo pien-
san constantemente en “matarme.”

Ignoro cuál vaya á sr el desti-
no de mi patria, pero cualquiera
que séa la suerte que corra, la
Historia, en su fallo imparcial y
justiciero tiene que dar á ca-
da quien lo que se merece.
Consulten U[ste]d[e]s sinceramente la

[foja 2]

voz de su conciencia y pregúntenle
qué contiene la importación en
abundancia a nuestra patria, de
dinero americano; pregúntenle si esos
candales que están dando a Carran
za será porque los gringos nos
quieren.

Yo continuaré sufriendo y quizá
mañana me matarán; cumpliéndose
los deseos de U[ste]d[e]s, pero moriré
en la conciencia del deber cum
plido, satisfecho de que jamás
habrá quien me titule traidor.

Fíjese U[ste]d, amigo mío, en que su
patria, que es la mía, nunca será
rica, ni grande, ni libre, mientras no
cortemos toda clase de comunicaciones
y transacciones con los yanques, que
son los verdaderos enemigos de nues-
tro país, aunque U[ste]d[e]s, cegados
por los odios personales no lo
comprendan así. No soy polí
tico y en estas palabras sólo
encuentra U[ste]d el sentir de mi
corazón, lo que me aconsehan mi
propio pensamiento y dig
nidad de mexicano. Soy el

[Foja 3]

Hombre que no está envanecido
por el orgullo ni las ambiciones,
pero si conceptivo que U[ste]d[e]s y sus
ejércitos son insuficientes para
capturarme, porque estoy creado
en los desiertos y acostumbrado á
enfrentarme con las alternativas de
la vida. Si en algún combate
llegan U[ste]d[e]s á matarme, cuando
las pasiones personales se hayan
calmado ó desaparecido y juzguen
U[ste]d[e]s con un criterio sano y recto, se
habrán convencido de que han
privado á la República de
uno de sus principales elemen-
tos para la defensa é integri-
dad de su territorio.

¿Porqué no he salido yo de
mi patria, caballero? Porque la
amo y amo á mi paza y mis
esperanzas son las de probarlo
con hechos. Poseo grandes canti-
dades de plataque en diver-
sas batallas he capturado á
U[ste]d[e]s mismos y me sobraría con
quien hacer transacciones
para vivir tranquila y cómo-
damente, donde yo lo desease,
pero soy mexicano, pido justi-
cia y ante nada ni ante nadie

[Foja 4]

dejaré de insistir hasta conse-
quirla.

No soy hombre valiente, pero
tengo vergüenza para medir mis
armas, en cualquier terreno, con
mis enemigos y creo que U[ste]d[e]s han teni-
do ya oportunidad de presenciarlo
así, en varias ocasiones.
Si yo fuese traidor, maldeciría
la hora en que nací, pero en mi
conciencia esta que no lo soy.

Ni U[ste]d ni ningún carrancista
se encuentra en posibilidades de
juzgar los sentimientos que
abriga mi corazón, porque los
ignoran y su afán es sólo el ma-
tarme sin reflexionar ni volver sus
ojos al fututo, pensando en que
podría yo servirle a mi patria
si no como General, aunque fuesé
como soldado.

Vuelvo á repetirle, que U[ste]d[e]s están
gastando los tesoros yanqyes, y aún
no consultan con honradez la voz
de su conciencia, como mexicanos
dignos.

No digo á U[ste]d más, porque
estoy convencido de que solo
se preocupan por su medio
personal sin acordarse de su
patria, triste y afligida

El General

Francisco Villa [Firma y rúbrica]

Carta de Villa

Foto: IISUE/AHUNAM/Fondo Incorporado Francisco L. Urquizo/Sección Trayectoria militar/Serie Correspondencia oficial/Caja 2/Exp. 5/Foja 20-23

Notas paleográficas: Se respetaron las líneas y fojas originales, la ortografía, se desligaron las abreviaturas indicándolas con cursivas y completándolas entre corchetes y se encuentran entre corchetes todas las anotaciones de transcripción.

2 thoughts on “Carta de Francisco Villa al general Murguía

  • 1 febrero, 2017 en 9:06 am
    Permalink

    Gracias por compartir y estoy conmovida al leer el contenido de esta carta, una propuesta interesante es que pueda difundirse este tipo de documentos a los estudiantes y jóvenes. Fomentar el conocimiento sobre el valor de algunos personajes de la historia tan importantes, que nos lleven a la reflexión y discernir mejor el rumbo al que nos dirigimos al futuro .

    Responder
  • 1 febrero, 2017 en 9:31 am
    Permalink

    Emotiva misiva del General Francisco Villa denotando sensibilidad patriótica y agallas enfrentando a sus enemigos políticos-militares. Personaje de la historia revolucionaria de México que en su momento mostró su animadversión contra los “yanques” y aceptación de los “carrancistas” con estos. Lamentable fue el fin de su vida truncada por el temor de sus enemigos “revolucionarios”.
    Documento histórico que conduce a la reflexión y al conocimiento del pensamiento de un hombre que lucho por la trascendencia social de nuestro país.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *