VIDEO: ¿Cómo detener el plagio académico?

Héctor Vera, investigador del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM, anuncia el nuevo suplemento de la revista Perfiles Educativos y discute la problemática del plagio académico.

Para Vera, “las universidades están poco equipadas, en sus reglamentos, para lidiar con el problema del plagio. No sabemos mucho qué hacer con estudiantes que lo hacen en clase (o cuál sea el castigo adecuado), ni con tesistas en proceso de obtener un grado, y ahora no tenemos prácticamente nada que hacer cuando se descubre que alguien que ya salió y ya tiene su título [aunque] cometió ese fraude”.

Deja un comentario en: “VIDEO: ¿Cómo detener el plagio académico?

  • 1 noviembre, 2016 en 10:15 am
    Permalink

    Este es un tema como cualquier otro, del que se puede hablar mucho. Este número abunda en posiciones y deja ver la buena y sana intención de advertir a los docentes que pongan énfasis en cuestiones de ética y honestidad académica. La creatividad, sin embargo, ocurre de múltiples maneras, surge inesperadamente, toma diversidad de caminos, es imprevisible. Existe una amplia zona gris, amorfa, insondable, misteriosa, de la que termina brotando la luz. Hay que tener cuidado de no clausurar estos caminos, que muchas veces pasan por el apasionamiento hacia ciertos autores, la imitación, y también la confusión de identidades. Erigirse policía es usual entre nosotros… ¿quién puede detener el obsesivo impulso de controlar? … una actitud que linda con la represión, la amenaza, revestida por esa indignación propia del que se asume juez, aunque no siempre con la humildad y tolerancia propia del sabio, del Salomón bíblico. Si la cosa fuera así, judicial, legal, territorial, muy fácil sería señalar, condenar y castigar al que no puso ni comillas ni fuentes… pero, el proceso de llegar a ser, de encontrar tu propia voz, recorre otros senderos, muchos de ellos tan auténticos como otros, aunque subversivos, posesivos, incluso erróneos. Creo que para algunos es fácil deslindar el uno de los muchos otros que somos… pero para otros no. Nunca me atrevería a juzgarlos. Nunca dedicaría mi tiempo a precisar fronteras, a menos que sea para alentar y promover la sensibilidad y la creatividad humana, aunque deba pasar por lo ilegal o irreverente. He constatado, como profesor de introducción al arte, que mis alumnos encuentran su propia respuesta, después de haberse dejado deslumbrar por las de aquellos que admiran y emulan. Es muy reconfortante ver aparecer del alma atribulada del que se deslumbra con la poesía del que le ha sido dado ese sublime don, que no cree poseer, reconocerse en los primeros trazos legítimamente suyos nacidos de su mano y plasmados en su propia hoja de papel. He constatado, por otra parte, que el preocupado por el plagio, no tiende a ser el que se preocupa también por el corazón de su estudiante.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *