¿Reforma a pensiones afectará derechos?

El Paquete Económico 2016 contiene una iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para dar mayor autonomía al Pensionissste. Esta propuesta causó gran descontento entre diversos sindicatos de trabajadores, quienes lograron evitar momentáneamente su aprobación.

En este contexto, entrevistamos a Graciela Alessio Robles, representante del IISUE ante la AAPAUNAM para conocer más a fondo la reforma.

¿En qué consiste la iniciativa del presidente Peña Nieto?

La iniciativa pretende cambiar el régimen de Pensionissste para convertirlo en una Afore más competitiva. De acuerdo con la AAPAUNAM, no se van a tocar los derechos de los trabajadores en esta transición, porque se trata de obligaciones que la UNAM ha contratado directamente con los académicos.

¿Cuál es la postura de la AAPAUNAM ante esta maniobra?

El Sindicato no ha manifestado todavía su posición porque está esperando la toma de protesta del nuevo rector. Será hasta entonces que tendremos más claridad sobre este tema. Sin embargo, la AAPAUNAM ha estado muy pendiente y nos ha invitado a no preocuparnos mientras llega el pronunciamiento oficial.

Es probable que el próximo martes 17 ya tengamos un comunicado. Si no es así, vamos a solicitar una cita con nuestra Secretaria General para organizar una reunión de información en el Instituto, convocaremos a todos nuestros académicos y personal de base que está en posibilidad de pensar en una jubilación.

¿Qué puede esperar el personal académico del Instituto?

La posición de la AAPAUNAM será la de siempre: acompañar a los académicos en los procesos que haya que enfrentar.

La población del Instituto rebasa la media de edad. Muchos tenemos más de 30 años de trabajar en la UNAM. Por eso, la prioridad es revisar con cuidado la iniciativa para evitar que se afecten los derechos con los que fuimos contratados. Si este fuera el caso, la AAPAUNAM nos llamaría para realizar un censo y acordar líneas de acción.

A título personal, ¿consideras que la iniciativa sea benéfica?

No. Creo que afectaría principalmente al personal nuevo que sea contratado. En general, los cambios de régimen no suelen beneficiarnos. La principal preocupación es que hubiera una presión del ISSSTE (o bien, de la nueva Afore) sobre la UNAM para cambiar algún asunto laboral.

¿Algún comentario final?

Sé que esta situación es difícil: estamos a final de año y hay cierta incertidumbre por el inicio del nuevo rectorado. Sin embargo, debemos ser pacientes y esperar. Creo que debemos tener confianza en nuestras autoridades, a pesar de la inquietud que esta medida pueda ocasionarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *