AHUNAM – Boletín del IISUE http://www.iisue.unam.mx/boletin Artículos y eventos sobre la universidad y la educación. Fri, 10 Nov 2017 20:37:53 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.5 Artículos y eventos sobre la universidad y la educación. AHUNAM – Boletín del IISUE Artículos y eventos sobre la universidad y la educación. AHUNAM – Boletín del IISUE http://132.248.192.241/~iisue/www/www/boletin/wp-content/plugins/powerpress/rss_default.jpg http://www.iisue.unam.mx/boletin/?cat=4 Leer una imagen http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5830 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5830#comments Wed, 09 Aug 2017 18:51:29 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5830 José Roberto Gallegos Téllez Rojo
Archivo Histórico de la UNAM, IISUE

Reza un refrán que una imagen vale más que mil palabras y es cierto, en la medida que una fotografía nos permite conocer escenas, paisajes, detalles, contextos, objetos, situaciones, rituales, personas o eventos ya sucedidos. A través de ellas obtenemos información, construimos conocimiento y asistimos a hechos de los que no fuimos testigos. Las imágenes ayudan a fijar en la mente nuestras propias experiencias y a reforzar los conocimientos.

Las fotografías permiten fijar un hecho, como si lo congeláramos y quedase suspendido en el tiempo, en espera de ser la llave del recuerdo, ayudarnos a encontrar un camino, recordar o construir visiones. Sin embargo, sólo algunas de ellas son significativas, como le sucede a Bastian en la Historia Interminable. En ese sentido, utilizamos las fotografías para recordar a alguien, algo, un hecho; para ayudar a entender qué y cómo fue lo que sucedió, para evocarlo antes de que se pierda o para traerlo de vuelta y así afirmar una presencia.

Cuando se encadenan,  construyen memoria, y es ahí donde juegan su papel más importante. Desde las digitales de los celulares, compartidas en redes sociales como culto a lo efímero, hasta los acervos institucionales, donde juegan papeles legales, técnicos e históricos. Ésa es una de las razones por la que la UNAM desde hace décadas lleva un registro cuidadoso en imágenes de las actividades del rector y de muchas de las que se desarrollan en la institución, y lo ordena y conserva.

Sabemos que las imágenes iluminan aspectos de otro tiempo y de otras latitudes; nos permiten ver los hechos de una manera diferente, como descubrió el etnólogo polaco Bronisław Malinowski. Intervienen el lento enfocado por el fotógrafo, su capacidad para captar el instante preciso de la entrega de un premio, un gesto, y su habilidad técnica para el manejo de la cámara. Además, están los criterios con que se norma institucionalmente la captura de imágenes, los criterios editoriales de comunicación social.

Sin embargo, el problema es que las fotografías son relevantes sólo si se insertan en un conjunto de referentes culturales, de conocimiento que las hagan significativas, de valores que permitan distinguir en ellas algo significativo. Si no somos capaces de identificar algunos de estos elementos como algo legible en una imagen, si no podemos asociarla a un contexto que la explique y que le otorgue sentido, si no hay conocimientos previos que nos hablen acerca de lo que se ve, lo que está ahí, entonces la fotografía se vuelve ilegible porque no hay certeza sobre lo que es, queda abierta a especulaciones.

eltrienelchev2

¿Qué pasa en esta imagen? Es un concierto, hay un escenario e instrumentos musicales que están siendo ejecutados. ¿Quién toca? Claramente es Alex Lora, inconfundible por su melena, y eso nos lleva a El Tri, grupo emblemático de los años ochenta. ¿Dónde tocan? Sólo aquellos que fuimos a la Ciudad Universitaria antes del año 1999 podríamos reconocer que se trata del Che Guevara, que sigue ocupado.

Pero si no conocemos el rock mexicano, si la cultura del observador o su música no es la de los años ochenta, si no conoce el Che Guevara, ¿Qué podemos decir de esta imagen, fuera de que se trata de un concierto?

Los catálogos y otros instrumentos descriptivos pueden ayudar a identificar las imágenes; pero subsisten los problemas de identificación porque los referentes cambian. Entonces, se necesitan explicaciones, se requieren más de mil palabras para leer una imagen.

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=5830 1
365 días en imágenes del Archivo Histórico http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5721 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5721#respond Fri, 30 Jun 2017 19:55:06 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5721 El Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM) tiene como principal encomienda ser el depósito final de la documentación que generan las diversas dependencias de la Universidad y que, una vez terminada su vigencia administrativa, conserva un valor cultural y testimonial suficiente para preservarla.

Si bien el fondo Universidad Nacional de México constituye más de la mitad del volumen archivado, el AHUNAM también resguarda 56 grupos documentales de escuelas y dependencias administrativas, de publicaciones oficiales y selecciones hemerográficas y fotográficas relativas a esta Casa de Estudios, así como 82 acervos incorporados de procedencia y temática diversas; del total, 24 se conforman exclusivamente de fotografías.

TGF_19

Alumno perteneciente a la primera generación que estudió en Ciudad Universitaria (Fondo Carlos Lazo, AHUNAM).

Así pues, podemos afirmar que el Archivo Histórico de la UNAM no sólo es un guardián de la memoria histórica de la UNAM, sino  un verdadero testigo del devenir de nuestra nación a través de los siglos. Esto lo convierte en una fuente insoslayable para sustentar la investigación, pero además en un oasis de información para cualquier persona que desee adentrarse en los intrincados giros y vueltas de nuestro trayecto hacia el presente.

Por eso, estamos orgullosos de presentar el proyecto 365 días en imágenes del Archivo Histórico de la UNAM, un esfuerzo de difusión que tiene como objetivo sacar a la luz los tesoros del Archivo Histórico a través de la plataforma social Instagram. Cada día, publicamos una imagen antigua, seleccionada minuciosamente por técnicos del Archivo. Cada fotografía cuenta con una breve descripción, así como el fondo al que pertenece con el fin de facilitar su consulta.


Conoce este nuevo proyecto

Si ya posees una cuenta en Instagram, ingresa a este enlace, inicia sesión y escribe archivo.unam en la barra de búsqueda. Si no posees una cuenta, haz clic en “Registrarte” y, una vez que hayas completado el proceso, encuéntranos usando la barra de búsqueda.

 

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=5721 0
Fondo Ezequiel A. Chávez del AHUNAM http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5507 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5507#comments Thu, 04 May 2017 16:51:31 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5507 Ezequiel Adeodato Chávez Lavista nació en Aguascalientes el 19 de septiembre de 1868. Su familia radicó más tarde en la Ciudad de México, donde Ezequiel haría estudios de Preparatoria y Jurisprudencia, sustentó examen profesional de abogado en 1891. Se había iniciado en 1889 como profesor, actividad a la que consagró buena parte de su vida (impartiría, en distintas épocas, cosmografía, geografía, historia general y de México, historia y filosofía del derecho, lógica, moral, psicología, filosofía, ciencia y arte de la educación, derecho constitucional y administrativo, mineralogía, geología, paleontología…), y en 1895 se incorporaba a la Secretaría de Justicia e Instrucción Pública, de donde arrancaría su prolongada participación en los asuntos educativos, con proyectos de reorganización y reglamentación para todos los niveles y modalidades, incluida la educación industrial y comercial.

En 1905, al convertirse Justo Sierra en el primer secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, Chávez fue nombrado subsecretario, y en torno a esa época viajó varias veces a Estados Unidos para estudiar el funcionamiento de sus universidades, en apoyo a la idea de crear una universidad nacional, para la cual redactó un proyecto de ley orgánica.

Su contribución fue fundamental para el nacimiento de la Escuela Nacional de Altos Estudios (antecedente de la Facultad de Filosofía y Letras) y de la Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americanas, de las cuales también fue director, así como de la Escuela Nacional Preparatoria, además de ocupar dos veces la Rectoría universitaria (1913-1914 y 1923-1924). Asimismo se desempeñó como funcionario en otras instancias del gobierno federal: Secretaría de Fomento, Colonización e Industria (1895), Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (1912) y Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo (1917-1922), fue diputado al Congreso de la Unión en 1911.

Pionero en ámbitos de la enseñanza como psicología y pedagogía y destacado conferencista, perteneció a distintas sociedades científicas y academias, la Nacional de Historia y Geografía (1925) y la Mexicana de la Lengua (1930), por ejemplo, y fue miembro fundador de El Colegio Nacional (1943); a lo largo de su vida se hizo acreedor a un gran número de reconocimientos en su país y en el extranjero y, al morir, en diciembre de 1946, dejaba una vasta y variadísima obra escrita, así como una voluminosa biblioteca.

Su archivo particular fue adquirido por la UNAM en 1967, de manos de su hija Leticia Chávez, y es uno de nuestros principales fondos incorporados. Contiene correspondencia profesional del titular, así como proyectos, informes y documentación diversa que permite apreciar la historia de las instituciones educativas de las cuales Chávez fue uno de los artífices. Una buena parte del acervo se refiere a la producción intelectual, desde originales de sus obras —algunas inéditas— hasta reseñas de ellas, y a su actividad docente, apuntes de clase inclusive; está clasificado en las siguientes secciones:

  • Universidad.
  • Escuela Nacional de Altos Estudios.
  • Escuela Nacional Preparatoria.
  • Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes.
  • Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americanas.
  • Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo.
  • Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas.
  • Cámara de Diputados.
  • Comisiones, sociedades y academias.
  • Producción intelectual y docencia.
  • Asuntos Personales.

También se testimonia su afición a la fotografía mediante una rica colección que contiene postales y algunas piezas de museo (por los procesos fotográficos del siglo XIX que implican), y se conservan 1717 volúmenes de su biblioteca personal, incluidas publicaciones periódicas encuadernadas.

EACh0020

Foto: IISUE/AHUNAM/ Fondo Incorporado Ezequiel A. Chávez/Sección: Asuntos Personales/Serie: fotografías familiares/Caja: 2/EACh0020

El Fondo Incorporado Ezequiel A. Chávez está integrado por 159 cajas y 3 cajones de planero lo que equivale a 37.47 metros lineales de documentación, más de 3013 piezas fotográficas y algunos objetos.

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=5507 2
Carta de Ezequiel A. Chávez (1880) http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5511 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5511#respond Thu, 04 May 2017 16:34:35 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5511 Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México en dos ocasiones, Ezequiel A. Chávez (1868-1946) fue un prominente abogado e intelectual mexicano que recibió múltiples distinciones, entre las que destacan los nombramientos como doctor honoris causa por la UNAM, Caballero de la Legión de Honor por la República Francesa y la Medalla de Oro por la Universidad de Viena, entre otros.

Esta carta, resguardada en el Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM), ofrece un raro vistazo a su vida personal. En la misiva, el también exdirector de la Escuela Nacional Preparatoria felicita a su madre con motivo del día de su santo:


(Manustrito, firmado, media carta)

Diciembre 12 de 1880.


Mamacita:

Yo creo que siempre que el amor y el respecto guían los pensamientos, las palabras y las obras respecto de Dios y de nuestros padres, se consigue un inmenso bienestar; creo también que la vida de una madre tan buena como tú, es un tesoro de felicidad para un hijo que desea acaudalar en abundancia pensamientos, palabras y obras de bondad para ser grato ante la providencia y ante los autores de sus días. Une, pues, hoy día de tu Santo, a mis súplicas las tuyas, para que el Altísimo nunca separe tus días de los de tu hijo que te ofrece su corazón.

Ezequiel Chávez.

Ezequiel_carta_1

Ezequiel_carta_2

Foto: IISUE/AHUNAM/ Fondo Incorporado Ezequiel A. Chávez/Sección: Asuntos Personales/Serie: Correspondencia familiar/Caja: 117/Expediente: 39/Documento:5/Fojas: 2/ folio:9-10

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=5511 0
Colecciones Universitarias: Revista de la Universidad http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5278 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5278#respond Sat, 01 Apr 2017 00:46:44 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=5278 En sus orígenes  (1930-33), la Revista de la Universidad hizo las veces de órgano oficial, publicando discursos, agendas y gacetillas sobre el acontecer académico. Sin embargo,  se planteaba como “una revista de estudio, no un magazine literario ni un escaparate lírico”, que daría cabida a “la investigación, el análisis de los problema sociales y el estudio de cuestiones científicas”, con la colaboración de profesores y alumnos. Desde su primer número el plato fuerte lo constituían ensayos y artículos de opinión sobre temas diversos e incluía un par de páginas en papel couché con reproducciones de obra plástica o fotografía.

En una segunda etapa (1936-38), bajo el nombre Universidad / Mensual de Cultura Popular, el contenido se enriquece con otros géneros periodísticos (columnas, entrevistas, reseñas), así como espacios eventuales para la poesía, la arquitectura, el cine, e incluso partituras de músicos mexicanos en forma de suplemento.

En 1946 ocurre una verdadera refundación: con el propósito de ser “un diáfano reflejo de las inquietudes culturales del país”, su directorio exhibirá en lo sucesivo a colaboradores de primera línea, nacionales y extranjeros; su revisión mensual de los acontecimientos se hará sistemática en los campos de las letras, las artes y las ciencias; su labor en general se verá consolidada cuando la Gaceta de la Universidad la releve de sus funciones como órgano oficial (1954) y no tardará en volverse referente único en materia de periodismo cultural, por lo menos hasta el surgimiento de Plural, dirigida por Octavio Paz, en 1971 (y junto con los suplementos de algunos diarios, animados por Fernando Benítez).

Su edición ha estado adscrita a las direcciones de difusión cultural o extensión universitaria y ha conocido diversos formatos y presentaciones, por casi un cuarto de siglo a cargo de la corriente de diseño gráfico encabezada por Vicente Rojo; en sus mesas o consejos de redacción han figurado nombres como Juan García Ponce, José Emilio Pacheco, Carlos Montemayor, Hugo Gutiérrez Vega, Carlos Monsiváis y Guillermo Sheridan, y en la larga lista de sus directores aparecen, entre otros, Julio Jiménez Rueda, Miguel N. Lira, Rafael Heliodoro Valle, Jaime García Terrés, Gastón García Cantú, Arturo Azuela, Julieta Campos, Horacio Labastida, Fernando Curiel, Alberto Dallal, Ricardo Pérez Montfort e Ignacio Solares.

Las dos colecciones completas de la Revista de la Universidad que guarda el Archivo Histórico se han reunido por suscripción del propio Archivo (por lo menos desde 1968), del Centro de Estudios sobre la Universidad y actualmente del Instituto de Estudios sobre la Universidad y la Educación; las ediciones más antiguas se consiguieron gracias a donaciones de distintas dependencias universitarias y de algunos coleccionistas particulares.

La Revista Universitaria que resguarda el Archivo Histórico de la UNAM, tiene un volumen de 14 metros lineales ordenada  por fecha y número. Cuenta con un registro en la base de datos de publicaciones periódicas del AHUNAM.

Revista de la Universidad

Foto: IISUE/AHUNAM/Colección Universitaria/Revista de la Universidad/Volumen VI/Número 67/Julio 1952

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=5278 0
Fondo Incorporado Francisco L. Urquizo http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4527 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4527#respond Tue, 20 Dec 2016 15:00:11 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4527 Francisco Luis Urquizo Benavides (1891-1968) fue un revolucionario que desarrolló su carrera militar junto con la de escritor y periodista. Nació en San Pedro de las Colonias, Coahuila, en donde se dedicaba a la agricultura, en una hacienda algodonera propiedad de su padre, cuando se unió a la revolución (1911) como soldado raso. Perteneció luego a la guardia personal del presidente Madero y, en febrero de 1913, fue testigo de los hechos de la Decena Trágica, luego se adhirió al Ejército Constitucionalista, formando parte del Estado Mayor de Carranza.

El archivo del general Urquizo fue donado por sus hijos en 1984 y constituye un fondo testimonial de sus actividades, sobre todo como miembro del Ejército, funcionario de la Secretaría de Guerra / Defensa Nacional, jefe del Departamento de la Industria Militar, funcionario de la Secretaría de Hacienda, y como literato. Adicionalmente se encontrará información hemerográfica sobre distintos asuntos políticos y militares de su época, al igual que fuentes documentales para el siglo XIX o sobre los asesinatos de Madero, Pino Suárez y Carranza, por ejemplo, así como lo relativo a su vida social y familiar.

Distintas series se enriquecen con testimonios fotográficos personales y relativos a actividades públicas: inauguraciones, visitas oficiales, ceremonias luctuosas, desfiles conmemorativos y convivios, entre otras, en imágenes actualmente digitalizadas.

El Fondo está integrado por 62 cajas lo que equivale a 7.75 metros lineales de documentación y 2509 piezas fotográficas.

Fotografia_Urquizo

Foto:IISUE/AHUNAM/Fondo Incorporado Francisco L. Urquizo/Caja 11/Expediente 16/Doc. 0110


Te recomendamos leer: Carta de Porfirio Díaz a Justo Sierra.

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=4527 0
Carta de Francisco Villa al general Murguía http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4531 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4531#comments Mon, 05 Dec 2016 17:16:05 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4531 Carta manuscrita, dirigida al General Francisco Murguía con rupturas en los bordes de las hojas; contiene un sobre que es enviado al señor José Guerrero y a/c de la Oficialía mayor de la Secretaría de Guerra y Marina. El sobre está con dobleces y rupturas en los bordes, y contiene el membrete: “Poder Ejecutivo Federal, México, 1ª Jefatura de Operaciones Militares, Cuartel General”, con firma del general Francisco Villa.

Transcripción

Tepozan, D[uran]go, agosto 10 de 1917
S[eño]r. G[ene]ral Francisco Munguía.
Chihuahua ó
donde se encuentre.

Señor General:–

Le dirijo la presente , seguro de que
no creerá U[ste]d que pretendo humillar-
me ante U[ste]d; porque con la frente
altiva y la cabeza erguida, tiene
que mantenerse siempre, aquel,
quien como yo, reclama justicia
para su pueblo. Mi objeto es repe-
tirle lo que U[ste]d y todo el mun-
do saben: que las glorias “á que
U[ste]d se ha hecho acreedor” se las de-
be, más que á todo, á su buena
suerte, pués desgraciadamente todos
mis trabajos y todos mis sufrimientos
U[ste]d[e]s los supieron aprovechar en
los tiempos más fatales y sin acor-
darse de ello, ni saben concienzuda-
mente quien soy yo, solo pien-
san constantemente en “matarme.”

Ignoro cuál vaya á sr el desti-
no de mi patria, pero cualquiera
que séa la suerte que corra, la
Historia, en su fallo imparcial y
justiciero tiene que dar á ca-
da quien lo que se merece.
Consulten U[ste]d[e]s sinceramente la

[foja 2]

voz de su conciencia y pregúntenle
qué contiene la importación en
abundancia a nuestra patria, de
dinero americano; pregúntenle si esos
candales que están dando a Carran
za será porque los gringos nos
quieren.

Yo continuaré sufriendo y quizá
mañana me matarán; cumpliéndose
los deseos de U[ste]d[e]s, pero moriré
en la conciencia del deber cum
plido, satisfecho de que jamás
habrá quien me titule traidor.

Fíjese U[ste]d, amigo mío, en que su
patria, que es la mía, nunca será
rica, ni grande, ni libre, mientras no
cortemos toda clase de comunicaciones
y transacciones con los yanques, que
son los verdaderos enemigos de nues-
tro país, aunque U[ste]d[e]s, cegados
por los odios personales no lo
comprendan así. No soy polí
tico y en estas palabras sólo
encuentra U[ste]d el sentir de mi
corazón, lo que me aconsehan mi
propio pensamiento y dig
nidad de mexicano. Soy el

[Foja 3]

Hombre que no está envanecido
por el orgullo ni las ambiciones,
pero si conceptivo que U[ste]d[e]s y sus
ejércitos son insuficientes para
capturarme, porque estoy creado
en los desiertos y acostumbrado á
enfrentarme con las alternativas de
la vida. Si en algún combate
llegan U[ste]d[e]s á matarme, cuando
las pasiones personales se hayan
calmado ó desaparecido y juzguen
U[ste]d[e]s con un criterio sano y recto, se
habrán convencido de que han
privado á la República de
uno de sus principales elemen-
tos para la defensa é integri-
dad de su territorio.

¿Porqué no he salido yo de
mi patria, caballero? Porque la
amo y amo á mi paza y mis
esperanzas son las de probarlo
con hechos. Poseo grandes canti-
dades de plataque en diver-
sas batallas he capturado á
U[ste]d[e]s mismos y me sobraría con
quien hacer transacciones
para vivir tranquila y cómo-
damente, donde yo lo desease,
pero soy mexicano, pido justi-
cia y ante nada ni ante nadie

[Foja 4]

dejaré de insistir hasta conse-
quirla.

No soy hombre valiente, pero
tengo vergüenza para medir mis
armas, en cualquier terreno, con
mis enemigos y creo que U[ste]d[e]s han teni-
do ya oportunidad de presenciarlo
así, en varias ocasiones.
Si yo fuese traidor, maldeciría
la hora en que nací, pero en mi
conciencia esta que no lo soy.

Ni U[ste]d ni ningún carrancista
se encuentra en posibilidades de
juzgar los sentimientos que
abriga mi corazón, porque los
ignoran y su afán es sólo el ma-
tarme sin reflexionar ni volver sus
ojos al fututo, pensando en que
podría yo servirle a mi patria
si no como General, aunque fuesé
como soldado.

Vuelvo á repetirle, que U[ste]d[e]s están
gastando los tesoros yanqyes, y aún
no consultan con honradez la voz
de su conciencia, como mexicanos
dignos.

No digo á U[ste]d más, porque
estoy convencido de que solo
se preocupan por su medio
personal sin acordarse de su
patria, triste y afligida

El General

Francisco Villa [Firma y rúbrica]

Carta de Villa

Foto: IISUE/AHUNAM/Fondo Incorporado Francisco L. Urquizo/Sección Trayectoria militar/Serie Correspondencia oficial/Caja 2/Exp. 5/Foja 20-23

Notas paleográficas: Se respetaron las líneas y fojas originales, la ortografía, se desligaron las abreviaturas indicándolas con cursivas y completándolas entre corchetes y se encuentran entre corchetes todas las anotaciones de transcripción.

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=4531 2
Segundas Jornadas Archivísticas Universitarias http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4279 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4279#respond Mon, 10 Oct 2016 18:04:37 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4279 El 22 y 23 de septiembre se llevaron a cabo las Segundas Jornadas Archivísticas Universitarias en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES), campus Morelia. Durante dos días, especialistas en archivística y disciplinas afines intercambiaron puntos de vista acerca del quehacer archivístico en la actualidad. Aunque la primera edición de las Jornadas se llevó a cabo en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, se consideró que era pertinente que en esta ocasión éstas transcurrieran en el campus de Morelia, dado que es en esta Escuela Nacional que se imparte la nueva Licenciatura en Administración de Archivos y Gestión Documental, para fortalecer los vínculos entre los estudiantes de la licenciatura y el personal técnico académico del Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM). Al evento asistieron, además de los alumnos de la licenciatura, trabajadores de distintos archivos de la región.

Las Jornadas fueron organizadas por el Archivo Histórico de la UNAM-IISUE en colaboración con la ENES-Morelia.  Al final, se inauguró la exposición “Salimos de la Bóveda”, en el Centro Cultural de la UNAM-Morelia. La muestra permanecerá abierta al público hasta el 11 de noviembre de 2016.

 

Salimos_Bodeda_Sep

Foto: Salvador Luna

 

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=4279 0
Colección Incorporada Justo Sierra Méndez http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4102 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4102#respond Sat, 10 Sep 2016 14:00:00 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4102 Justo Sierra Méndez nació en la ciudad de Campeche en 1848 y murió en 1912, en Madrid, siendo ministro plenipotenciario de México. En la ciudad de México realizó estudios de jurisprudencia y obtuvo el título de abogado en 1871. Ya entonces participaba activamente en la vida intelectual de México; colaboró en publicaciones como El Monitor Republicano, El Renacimiento y El Siglo XIX, entre otras, donde cultivó sus inquietudes literarias y sociales.

Ocupó cargos relevantes en el periodo porfirista: diputado al Congreso de la Unión, magistrado de la Suprema Corte de Justicia, subsecretario de Instrucción Pública y ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. En su obra educativa se destaca la fundación de la Universidad Nacional en 1910.

La Colección Incorporada Justo Sierra Méndez fue donada al Archivo Histórico de la UNAM en 1977 por su nieta, Catalina Sierra, y contiene documentos conservados por su esposa, Luz Mayora: borradores de poemas, trabajos de su época de estudiante, epistolarios de viajes y alguna correspondencia con personajes como Jesús Contreras, Porfirio Díaz, Enrique Creel, Joaquín Casasús y Bernardo Reyes.

Testimonios recogidos por otros familiares se refieren a homenajes póstumos e incluyen recortes periodísticos, caricaturas, semblanzas biográficas y una bibliografía elaborada por la Biblioteca Nacional en 1969.

EACh0138

La Colección Incorporada Justo Sierra Méndez tiene 4 cajas 0.39 metros lineales más 27 piezas fotográficas.

Foto:IISUE/AHUNAM/Fondo Incorporado Ezequiel A. Chávez/Fotografías Familiares/EACh-00138

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=4102 0
Pieza del mes: carta de Porfirio Díaz a Justo Sierra http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4110 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4110#comments Thu, 01 Sep 2016 18:49:25 +0000 http://www.iisue.unam.mx/boletin/?p=4110 Porfirio Díaz escribió esta carta a Justo Sierra en respuesta a su invitación de renunciar a la presidencia en 1899. El entonces presidente justifica su decisión de permanecer en el cargo:


México Noviembre 6/99
   Señor Licenciado
Don Justo Sierra

Estimado amigo:

Agradezco a usted muy sinceramente la benévola
explicación que se sirvió hacerme de porqué falta su firma en algu-
nos de los documentos publicados en estos días por los Círculos Electorales;
explicación innecesaria para mí, que conozco su opinión porque la
había visto expresada en el Manifiesto de la Convención a que se
refiere. Esa opinión es igual a la mía, que manifesté de hecho en
el año de 1880, no solo rehusando la reelección, sino incitando que
mi periodo fuera seis meses más corto para evitar [la] frecuencia de
elecciones. Y si en lo sucesivo no he podido proceder según mi credo
político ha sido por dificultades distintas en cada caso, que si
usted conociera detalladamente y sintiera sobre sí como yo sien-
to la responsabilidad de los hechos, es casi seguro que al resolver
cada uno de los casos a que aludo, sus resoluciones no habrían
diferido mucho de las mías; y así lo deja usted entender cuan-
do dice “me temo mucho que por ignorancia del verdadero
estado de la cuestión; tal vez si la conociera bien, pensaría
de otra suerte”.

Espero que cuando usted tenga ese pleno co-
#
nocimiento ya sea, por más hechos subsecuentes ó por alguna
explicación personal que haría con mucho gusto en su
oportunidad, hará justicia a su servidor y amigo afectuosísimo.

Porfirio Díaz [firma y rúbrica]


Carta Porfirio Diaz a Justo

Foto: IISUE/AHUNAM/Colección Incorporada Justo Sierra Méndez/Caja 2/Libro 3/Doc. 34/Foja 155

Notas paleográficas: re respetó la distribución de los renglones, se desataron las abreviaturas [Ud. Afmo] se modernizó la acentuación cuando fue necesario así como las mayúsculas y la puntuación.

]]>
http://www.iisue.unam.mx/boletin/?feed=rss2&p=4110 3